El Oficial de Cumplimiento

Actualmente, en varios países, los sujetos obligados no financieros también deben designar un Oficial de Cumplimiento como persona encargada de impulsar la implementación de los procedimientos y las obligaciones en materia de prevención del lavado de activos. Esta persona será el enlace con las autoridades competentes. La función del oficial de cumplimiento podrá recaer en la propia persona del sujeto obligado.

Un poco de historia

La figura de OC aparece por primera vez en Estados Unidos con la creación de Prudential Securities en 1950 y con la Regulación de la Securities and Exchange Commission (SEC) de 1960 donde se hace referencia a la necesidad de institucionalizar a los “Compliance Officers”, con la finalidad de crear bajo su órbita procedimientos de control, monitoreo de operaciones y entrenamiento al personal.

La ley de Secreto Bancario de Abril de 1996, establece la obligación de reportar operaciones sospechosas e indica expresamente por primera vez, en términos de obligación general del sistema financiero estadounidense, a aquellos que designa como “Oficiales internos para cumplimiento de la ley y prevención de riesgo corporativo“

El Acta Patriótica de Estados Unidos (EEUU) de Octubre de 2001 de su Federal Crime Code and Rules, precisa que las entidades financieras a fin de protegerse contra el lavado de dinero deberán constituir programas antilavado de dinero los cuales tendrán que incluir como mínimo: el desarrollo de políticas, procedimientos y controles internos, el nombramiento de un “Compliance Officer” y un permanente programa de capacitación. 

En la última versión del Reglamento Modelo de la CICAD-OEA sobre delitos de LA relacionados con el tráfico ilícito de drogas y otros delitos graves, en su art. 21 denominado Programa de Cumplimiento Obligatorio por parte de las instituciones financieras, menciona en el párrafo tercero:

“Las instituciones financieras deberán asimismo designar funcionarios a nivel gerencial encargados de vigilar el cumplimiento de los programas y procedimientos internos, incluidos el mantenimiento de registros adecuados y la comunicación de transacciones sospechosas. Dichos funcionarios servirán de enlace con las autoridades competentes.”